viernes, 2 de abril de 2010

Helecho características y cuidados

Características:
Sus formas son bien variadas. Algunos de estos son tan pequeños que parecen musgos y otros alcanzan los 25 metros de altura. Pero todos pertenecen a la división pteridófitos.
Algunos helechos se reproducen de forma vegetativa (asexual) por medio de rizomas reptantes o bulbilos que son producidos por las hojas. Por otro lado, la mayor parte de estos se reproducen mediante esporas que son producidas por los esporangios que se agrupan en los soros presentes en el envés de las hojas (donde la planta hace el intercambio de gases con el entorno).
El proceso que nace el hecho de forma sexual es complicado. Cuando una espora cae al suelo, se germina en pocos días generando un protalo pequeño (es una plantita chica que contiene los órganos sexuales que permiten la reproducción y unas raíces minúsculas a la vista se abastecen suficientemente a la planta).
Después de este proceso, es relativamente similar al del ser humano, donde los pequeños espermatozoides deben alcanzar la célula huevo, pero podrán hacerlo sólo nadando, la fecundación, por su lado, tendrá lugar sólo cuando el prótalo esté cubierto de agua. Por eso la humedad es importantísima para la reproducción del mismo.
Una vez que se produjo la fecundación, empezará a desarrollarse el zigoto. En un primera instancia se alimenta del prótalo. Pero cuando se ha desarrollado suficientemente, o sea tenga tallos, raíz y las primeras hojas, y sea capaz de realizar la fotosíntesis y alimentarse a sí mismo, el prótalo morirá.
La mayoría de los helechos tienen esporas iguales y cumplen el ciclo como lo hemos descrito anteriormente. No obstante, los helechos de agua tienen dos tipos distintos de espora en la misma planta, los “microesporangios” y los “megasporangios”. Cuando las primeras de estas germinen darán lugar a prótalos masculinos, mientras que germinando las segundas producirán prótalos femeninos.
Los helechos aparecen hace unos 400 millones de años en el Devónico. Son un grupo de plantas que reúne más de 9000 especies distribuidas por medios muy diversos. La mayor parte de estas ocupan hábitats sombríos y húmedos, y vive sobre el suelo. Aunque, algunas se adhieren a troncos de otras plantas, y unas pocas viven en medios totalmente acuáticos.

Cuidados:
El cuidado de estos no tiene mucha dificultad ya que crecen en toda clase de encantadoras formas y tamaños, de modo que la elección es amplísima. Porque los Helechos pueden prosperar a la sombra, o en las habitaciones en las que no haya una gran cantidad de luz natural, o sea en donde no corren el riesgo de ser quemados por el sol; el intenso color verde de los frondes les ayuda a aprovechar al máximo la luz disponible y, debido de que los helechos no florecen, no necesitan de la luz adicional.
Si el riego es en exceso el cuidado de los helechos y el compost se satura, las frondes se harán marrones y caerán, o posiblemente la planta muera. Por otro lado el riego escaso provoca la deshidratación del Helecho, en especial “el Culantrillo”, que posee frondes muy delicadas y delgadas, que se secan rápidamente. Si esto pasa, hay que recortar las frondes dañadas y muertas. Se recomienda que se mantenga el compost mojado, la atmósfera húmeda y cuidar la planta hasta devolverle la salud. Pero lo que hay que recordar es que no todos los Helechos reaccionan tan mal ante el riego escaso como “el Culantrillo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada